El 50% de los trabajadores argentinos les gustaría irse a otro país

octubre 25 20:09 2018 Imprimir noticia


Más de la mitad de los trabajadores argentinos (50,4%) prefiere irse del país, según el Índice de bienestar emocional y estrés del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales. Entre las razones, no pesa tanto el salario, sino el bienestar general en el trabajo. El 60% se manifestó insatisfecho con la relación con su jefe.

Este relevamiento realizado por la Universidad Siglo 21, incluyó a mil trabajadores de diferentes regiones del país, que trabajan tanto en el sector público, como privado, se priorizó que tengan relación de dependencia. Otro dato llamativo es que en 2017, un 42,4% de los trabajadores argentinos consultados manifestaban que estaban satisfechos con su vida, en 2018, este número cayó al 34,3%, con una disminución importante en los valores.

Leonardo Medrano, secretario de investigación del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales, señaló: “Si bien el salario no fue un factor determinante, sólo el 34% de los trabajadores consultados está conforme con lo que cobra mensualmente, por lo tanto es mayor el sector que no está conforme con lo que gana”.

La relación con los jefes es un factor clave. “En contextos de incertidumbre, los factores asociados al liderazgo son claves, porque son protectivos. Cuando analizamos los que se quieren ir del país, se ve que no se sienten valorados, tienen falta de reconocimiento, feedback y claridad en las metas. El papel de un líder en una organización es clave. Si no tienen bienestar, los trabajadores son menos productivos y contribuyen menos al desarrollo de la comunidad”, explica Leonardo Medrano.

Una mala jornada laboral tiene sus consecuencias, tanto a nivel físico como psicológico e impacta directamente en la vida cotidiana. El 38,9% de los trabajadores indica que “siempre o casi siempre” le resulta difícil relajarse luego de una jornada laboral, mientras que al 30% de los consultados, le cuesta cada vez más ir a trabajar. El 32,5% señala que regresa a su hogar tan cansado que no puede dedicarse a otra cosa.

Algunos síntomas de estrés son claros: la mayor parte de los días, los trabajadores sienten malestar emocional tales que se traduce en dolor o tensión muscular (25,4%), sentirse ansioso o con los nervios de punta (24,7%), cansancio físico (19,3%), inquietud motora (18,7%), sensación de poca energía (16,6%) dificultades para concentrarse (11,8%) y problemas para controlar la preocupación (10%). Estos problemas se traducen en que el 21,8% se siente cada vez menos involucrado en su trabajo.

Esta sensación de malestar en el trabajo no se centra solamente en la Ciudad de Buenos Aires, se replica pareja en otras provincias del resto del país. “Los trabajadores de Mendoza, Tucumán y CABA presentan los mayores niveles de estrés (es decir mayor agotamiento, cinismo por el trabajo y sintomatología emocional). Mientras que los niveles más bajos de motivación laboral se observaron en Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y Tucumán y los mayores niveles en Corrientes y Rosario”, dice el estudio.

Al analizar con lupa, dónde viven los trabajadores que están menos satisfechos con la vida, el resultado es contundente, los trabajadores de Córdoba, CABA y Tucumán, son los que presentan los niveles más bajos de satisfacción con su vida. Lo curioso es que los trabajadores que no se sienten bien en sus trabajos no plantean sólo renunciar o cambiar de trabajo, sino que encuentran como salida irse expulsados del país, si tuvieran la posibilidad de hacerlo. Como si fuera la única salida posible.

Comentarios

comentarios