Mendoza. Colombo asumió como Arzobispo y Casas dijo presente

Mendoza. Colombo asumió como Arzobispo y Casas dijo presente
agosto 12 13:38 2018 Imprimir noticia

El gobernador acompañó y elogió el paso del monseñor como autoridad de la Iglesia riojana. “Colombo alejó los odios, los individualismos y trabajó en La Rioja por la hermandad y los valores que Francisco marca”, indicó Sergio Casas. Por el momento, el Papa no designó nuevo obispo en nuestra provincia.


En la celebración eucarística realizada en el santuario de la Virgen de Lourdes, de la localidad mendocina de El Challao, Departamento Las Heras, Monseñor Marcelo Daniel Colombo tomó posesión de la arquidiócesis de Mendoza. El gobernador Sergio Casas acompañó a Colombo, quién fue hasta ahora obispo de La Rioja. La celebración religiosa contó con la presencia del nuncio apostólico, monseñor León Kalenga Badikebele, quien impuso el palio al nuevo pastor arquidiocesano.

El gobernador Sergio Casas compartió la alegría del pueblo mendocino, “que es bendecido por la llegada de un hombre que lleva adelante la palabra de Dios”, dijo. “Los riojanos vamos a seguir rezando para que pronto llegue un pastor con olor a oveja para que guíe su rebaño”, señaló después en referencia a que La Rioja espera la designación de un nuevo obispo.

“Tenemos que actuar como decía Monseñor Angelelli, con un oído en el pueblo y el otro en el Evangelio”, expresó luego. Asimismo, resaltó que monseñor Colombo “es un hombre que actúa fiel al amor a Cristo y con un compromiso de trabajar por los más necesitados. Es un hombre cabal, un hombre de derecho, un hombre peregrino”. Agregó que “es un hombre que trabaja con todos, sobre la solidaridad, la fraternidad, los valores rectores que tenemos que tener todos; alejando los odios, los individualismos, trabajando todos unidos hermanados, hijos de un mismo padre común”.

Asimismo, resaltó que Colombo “es un hombre que trabaja defendiendo los valores que el Papa Francisco marca: techo, tierra, trabajo”.

En la celebración eucarística del inicio del ministerio episcopal en Mendoza de monseñor Marcelo Daniel Colombo, que se llevó a cabo este sábado por la mañana, junto al gobernador Sergio Casas, estuvieron presentes la vicepresidenta primera de la Cámara de Diputados Adriana Olima, la intendenta de Chilecito Silvia Gaitán, el secretario de Prensa y Difusión Luis Solorza y fieles de La Rioja que asistieron para despedir al exobispo, quien asume una nueva misión apostólica asignada por el Papa Francisco.

Además, estuvieron presentes Juan Carlos Jaliff presidente provisional del Senado en representación del Gobernador de Mendoza; el presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza Jorge Nanclares y el intendente de Las Heras Daniel Orozco.

La ceremonia se desarrolló con la presencia de alrededor de 19 arzorbispos y obispos de distintas Iglesias diocesanas de la Argentina, entre ellos José María Arancibia, arzobispo emérito de Mendoza; el obispo auxiliar de Mendoza Marcelo Mazzitelli, el arzobispo de San Juan Alfonso Delgado, el obispo de Quilmes Carlos Tissera, el obispo de Corrientes Andrés Stanovnik, el obispo emérito de Quilmes Luis Stöckler, el obispo de San Francisco, Sergio Buenanueva, el obispo de catamarca Luis Urbac, el obispo de Santiago del Estero Vicente Bocalik Iglic, el obispo de San Luis Pedro Martínez, el vicario general de Tucumán José Ignacio, e integrantes del Consejo Interreligioso de Mendoza.

El 22 de mayo, el papa Francisco promovió a la sede arzobispal de Mendoza a monseñor Colombo, quien era hasta entonces obispo de La Rioja. Colombo es el sexto arzobispo de Mendoza. Su lema episcopal es “Consagrados en la verdad”.

La ceremonia

La celebración en El Challao fue presidida por el nuncio apostólico en la Argentina, monseñor León Kalenga Budikebele. Para dar inicio, el administrador apostólico monseñor Dante Braida dio la bienvenida en nombre del pueblo de Dios de la Arquidiócesis de Mendoza. Luego, en presencia de los obispos, el clero y el pueblo, el nuncio apostólico procedió a mostrar y dar lectura al “mandato apostólico” por el que el Papa Francisco nombra arzobispo de Mendoza a monseñor Marcelo Daniel Colombo.

A continuación, el nuncio apostólico le impuso el palio arzobispal, le entregó el báculo episcopal y lo invitó a sentarse por primera vez en la sede. Desde ese momento, el nuevo arzobispo presidió el resto de la celebración litúrgica.

Después, Colombo tomó la promesa de respeto y obediencia a sacerdotes y diáconos, a consagrados religiosos los invitó a renovar el compromiso de colaborar con el arzobispo y a los fieles laicos, a renovar el compromiso cristiano.

Seguidamente, Colombo recibió el saludo de los obispos, autoridades de Mendoza y el gobernador Sergio Casas, junto a la arquidiócesis y laicos de La Rioja.

Un pastor cercano a la gente

El nuncio apostólico Monseñor León Kalenga Budikebele agradeció la presencia de los obispos en gran número, autoridades civiles y políticas, y el pueblo. Deseó a Monseñor Colombo una fructífera labor en esta Arquidiócesis y le transmitió el atento, fraterno y cercano saludo del Papa Francisco. Luego, destacó la experiencia episcopal de monseñor Colombo, su bondad de corazón y lo consideró “un pastor cercano a la gente”.

En la ocasión, explicó que el palio es una antigua tradición, símbolo de la unidad de la iglesia, símbolo del buen pastor, dijo.

El palio es un ornamento del Papa y los arzobispos. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, destacándose de ella seis o cinco cruces de seda de color negro o rojo. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión.

Se coloca sobre los hombros del sumo pontífice y de los arzobispos como símbolo del pastoreo y recordatorio de que deben cargar con las ovejas como el Pastor que lo hizo en la parábola de la oveja perdida.

“La Rioja animó mi andar de pastor”

“Vengo a ponerme a su servicio para hacer la voluntad de Dios”, dijo el monseñor Marcelo Colombo al pueblo mendocino. En su mensaje, comentó: “Llego desde la hermana diócesis de La Rioja, en la cual durante 5 años compartí el caminar del querido pueblo riojano, cuya característica de religiosidad popular y sus ricas tradiciones animaron mí propio andar de pastor”. “Esta experiencia nutre mi mirada y mi corazón de discípulo y misionero de Cristo. Del intenso Tinkunaco, fiesta del encuentro entre el Niño Alcalde y su pueblo, conservo la fuerte seguridad de que la cultura del encuentro en la que siempre nos invita el Papa Francisco no se construye sin un dinámico sentido de fraternidad que pone por encima lo que nos une e identifica como pueblo”, expresó.

Más adelante, agradeció la presencia del gobernador Sergio Casas y sus colaboradores, y las autoridades de Mendoza.

El nuevo arzorbispo expresó su cariño por la comunidad riojana y agradeció “porque en estos cinco años fueron mi familia eclesial y animaron mi crecimiento humano y cristiano”, dijo.

Luego pidió la intersección de Monseñor Enrique Angelelli y destacó que junto a los sacerdotes Murias y Longueville, y el laico Pedernera, apenas proclamados mártires por el Papa Francisco, pronto serán beatificados. “Los cuatro me hablan de una iglesia que se renueva, con un oído en el pueblo y el otro en el Evangelio”, manifestó.

Finalmente el gobernador Sergio Casas, acompañado por el intendente de Las Heras Daniel Orozco, hizo entrega de presentes al flamante arzobispo monseñor Marcelo Colombo.

Comentarios

comentarios