RiojaVirtual

17 enero 17

Cómo sortear las frustraciones y que el 2011 traiga el amor

01 enero 2011

Por elegir siempre a la persona equivocada, negar las diferencias que hacen imposible un encuentro, o porque aquello que resulta más difícil es lo más anhelado, muchas personas están solas por “auto boicot”. Claves para superar los problemas y enamorarse.

En estos días de fiestas los sentimientos se potencian, los enamorados sienten que comparten momentos felices con quienes quieren y tienen expectativas para el próximo año, sueltan los deseos, proyectan el mañana. Pero a aquellas personas que las fiestas los encuentran solos tienden a sentirse desafortunados, reclaman aquellas pérdidas amorosas y se sienten abatidos por no poder recuperar las ganas de estar en pareja. Otros añoran cosas compartidas o pierden esperanzas en el mañana, creen que la soledad perdurará por siempre.

Estos días me enfrenté en el consultorio con los dolores más añejos, los traumas, las situaciones irresolubles, relaciones marchitas y frustraciones irreparables. Los pacientes se quejan, el sentimiento de soledad los abruma cuando se reconocen solos en épocas de festividad.

Algunos creen que están transitando un camino duro que no tiene ninguna perspectiva de cambio, sienten que estarán por tiempo indefinido sin encontrar lo que buscan, almas solitarias, perdidas en el dolor de una separación que dejó cicatrices.

Es cierto que en estos momentos en que uno vive las fiestas como un fin de año y un principio de proyectos que lleva a planear a ilusionarse es ideal estar en compañía, reflexionar en pareja, acrecentar las experiencias, apuntar a los cambios, pero cuando uno se evidencia solo es difícil saber el rumbo preciso y esa sensación de vacío hace que se pierdan en un montón de miedos, traumas, ansiedades y angustias.

El discurso gira en torno al deseo manifiesto de encontrar un gran amor, de volver a empatizar con alguien, de tener ambiciones comunes, de encontrar un par, de sentir nuevamente la magia del amor, el deseo de despertar junto a quien se ama, o de recorrer el mundo con la persona que se eligió. La busca fue tediosa, nadie encuentra lo que cree que le complace, y el abatimiento los vuelve reacios a establecer relaciones.

Sé que es imposible curar solo lo que tiene que ver con el desencuentro, con la dificultad de enamorarse, o de despertar ese sentimiento.

Algunos pacientes me dicen que cuando se entusiasman con alguien y no son correspondidos la sensación es más apremiante. De hecho sienten que fracasan una y otra vez, piensan que puede tener que ver con algo personal, buscan dificultades propias que les impiden encontrar lo que quieren, a veces cuentan en su afán de descubrir verdades que quizás no tiene que ver con una actitud personal, que ellos están dispuestos pero no siempre la persona elegida es la adecuada o piensa igual.

A mi parecer, el tema pasa generalmente porque elegimos a la persona equivocada y quizás en nuestro capricho negamos aquellas diferencias que hacen imposible el encuentro, quizás porque aquello que resulta más difícil es lo más anhelado o porque es una manera de boicotearnos y de llegar a la conclusión que los sueños trazados no son para uno.

Quisiera dejar este mensaje para que entendamos que a veces el problema realmente está en uno, entre lo que queremos y lo que podemos tener. Si elegimos conquistar lo inconquistable seguramente nos encontraremos con una muralla impenetrable.

Otros relatan que a veces no quedan alternativas, en la primera salida el otro deja en claro la situación de la relación, poniendo una barrera a cualquier posibilidad de conocimiento, tal es así que una paciente me contaba que quería conocer a un señor pero en la primera salida él se atajó, aclarándole sus imposibilidades de establecerse en una relación, sus miedos, sus sentimientos de invasión, su dificultad para enamorarse en ese momento de su vida.

En estos casos la consigna es clara y la realidad se muestra abierta y sin tapujos, es tomar lo que hay o dejarlo. Si lo tomas sabes que estás yendo contra tus propios deseos a riesgo de salir herido, pero si no lo tomas no pudiste intentarlo, suena tan cruel como es, no tiene salida positiva, quizás con menos obligaciones el otro se sienta relajado y se anime a experimentar. Es un juego de ruleta, lo que hay que proteger es la propia estima, pienso que si uno no tiene capacidad de volver a sufrir, si uno no puede volver a arriesgar debe saber que no está apto para el juego por más que en el fuero íntimo se desee hacer la prueba, hasta que no somos vencidos, no estamos vencidos.

Finalmente reconozco que cambiaron estos últimos tiempos muchas cosas en el área emocional y que estamos atravesando la era del desamor, la era de hielo, creo que debemos reflexionar al respecto de acuerdo a dónde enfocamos y qué es lo que queremos de y para nuestras vidas, ese es el punto de inicio para encontrar a quien nos merecerá y a quien nos abrirá las puertas de su corazón.

Por: licenciada Sandra Lustgarten, Psicóloga-Sexóloga

Email Impresora
Aumentar Disminuir

2 Comentarios

 

#1, enviado por Andrea el día 3 . ene . 12 a la hora 19:27 HS

Pienso que me ilusiono o me ilusionan y tal vez dejo de ver la realidad del otro, caigo en el romanticismo despues despierto y veo el sapo que yo crei principe.Para este 2012, me gustaria ni un principe ni un sapo, un hombre.

#2, enviado por ivana el día 6 . ene . 11 a la hora 17:01 HS

yo pienso que el que no arriesga no gana me cai muchas veces y aqui estoy buscando el amor

Escribir un comentario

Importante: Los comentarios, opiniones, respuestas a comentarios y todo material enviado a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos, pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Frente a violaciones del reglamento de este espacio y/o trasgresiones a leyes vigentes, riojavirtual.com.ar tendrá el derecho, a su solo criterio, de eliminar tanto el material relacionado con esas violaciones, como así también podrá eliminar y/o inhabilitar a los usuarios que los enviaron.

riojavirtual.com.ar 2004 ~ 2017Desarrollo de aplicaciones y sitios web de alta calidad

Buscar en el sitio