DIOS ATIENDE EN BUENOS AIRES

DIOS ATIENDE EN BUENOS AIRES
junio 11 09:13 2023 Imprimir noticia

Todo el mapa político del FdT y la oposición quedó condicionado a definiciones que surjan en el armado nacional. La presión de los gobernadores, la carta que jugará Quintela en caso de un triunfo opositor y la convención UCR del lunes. Por Mattías Meragelman.


En los últimos 10 días Ricardo Quintela pasó más tiempo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que en La Rioja. El dato no es casual, es una señal inequívoca de la certeza que tiene la Casa de Gobierno: en las próximas semanas se juega en ese lugar el futuro de los cuatro años que están por delante.

El devenir caótico de las internas de “Juntos por el Cambio” y el “Frente de Todos” está condicionando todo el armado político a nivel local, y nadie está en condiciones de ponerle nombre propio a las candidaturas de diputados y senadores nacionales que cerrarán dentro de nada más que 13 días.

La reunión de los gobernadores dejó tres certezas: quieren una sola lista, que esa propuesta tenga una representación federal y que haya un claro programa de Gobierno.

Quienes estaban cerca del Gobernador por esas horas dicen que sonrió al salir del encuentro, porque lo establecido junto a sus pares es lo mismo que el peronismo riojano viene reclamando desde hace varias semanas.

Sin embargo, una lista única también genera un problema a nivel doméstico, porque el “Frente de Todos” tiene más candidatos que lugares disponibles. Florencia López, Fernando Rejal, Hilda Aguirre, Sergio Casas, Marcelo Del Moral, Clara Vega o Ricardo Guerra, son los nombres ya mencionados hasta el hartazgo, pero alguno no tendrá el espacio que espera.

Esta semana un viejo dirigente peronista (con muchos cierres de lista en la espalda) lo explicaba bastante claro: “El Gobernador asumió algunos compromisos con Florencia López o Fernando Rejal, pero qué pasa si el candidato presidencial que finalmente termine siendo bendecido o el Instituto Patria le piden por alguien en particular. Te lo digo más crudo: Quintela con alguien va a tener que elegir quedar mal”. 

Y acá aparece otro elemento: el nuevo gabinete.

Aunque falta para diciembre y el comienzo de la segunda gestión de Ricardo Quintela, la mesa chica del Gobierno está analizando la posibilidad de una nueva estructura ministerial. Más allá de que ese cambio implicaría una nueva ley de ministerios, el principal problema sería quiénes y en qué lugares.

La salida de Armando Molina de la Secretaría general de la gobernación para asumir la intendencia de Capital abre un espacio, que además de lo institucional, tiene un gran significado político. Molina fue el vocero de la gestión durante sus primeros cuatro años y sin dudas el operador político de mayor confianza para el mandatario provincial. ¿Quién ocupará ese lugar en esta nueva etapa?

Y quizás lo más importante: ¿Los que queden postergados en el armado de las listas pueden tener un rol más importante en el gabinete que se viene? Arranca el 24 de junio un proceso de movimientos y definiciones que recién terminará cerca del 10 de diciembre.

En ese sentido, en el peronismo riojano no quieren hablar públicamente de una derrota nacional, pero por lo bajo reconocen que la interna permanente del “Frente de Todos”, sumada a la realidad de una inflación que ya nadie pronostica por debajo del 100% anual, genera un escenario en donde un cambio de color político en la “Casa Rosada” es cada vez más probable.

Es por ello que en el Gobierno miran con mucha atención la posibilidad de la generación de recursos propios derivados del Litio, de las energías renovables y del turismo. No fue casual la presencia de un grupo de funcionarios en China en los últimos días ni que el Gobernador mencione el tema del litio en cada entrevista periodística que brinda.

En la “Casa de las Tejas” destacan un dato: los beneficios económicos de los proyectos mineros relacionados al litio se adquieren más rápido que en el caso de otros emprendimientos como los del oro. Con lo cual, imaginan que en la próxima gestión se podrían comenzar a ver los primeros resultados económicos de este proceso.

En “Juntos por el Cambio” el escenario no es muy diferente, porque la posibilidad de incorporar el “cordobesismo” de Juan Schiaretti provocó un cimbronazo que marcó la agenda mediática de la semana a nivel nacional.

Sin embargo, en este punto hay algo de la interna nacional que juega a favor de la disputa riojana: los precandidatos presidenciales Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales juegan en tándem. De esa manera, el sector del diputado nacional Felipe Álvarez y el radicalismo referenciado en la intendenta Inés Brizuela y Doria y el senador nacional Julio Martínez, no se verían afectados.

Inclusive, durante la Convención nacional de la UCR que se concretará este lunes en Parque Norte en la ciudad de Buenos Aires, los convencionales del radicalismo riojano respaldarán al gobernador jujeño. La propia presidenta del Comité provincial, Cristina Salzwedel, encabezará la comitiva de los “boinas blancas”.

¿Con este escenario dónde quedan Guillermo Galván y Luciana De León que son los referentes de Patricia Bullrich en La Rioja? Ese sería el gran debate que se viene si esas diferencias se profundizan y la alianza se termina rompiendo, algo que parecía imposible hace unos meses y que hoy, más allá de algunas fotos de unidad, nadie se anima a descartar plenamente.

Y aquí aparece otro punto y en el cual peronistas y radicales tienen una coincidencia central: tienen más nombres que lugares.

No pasó desapercibido en el mundillo político/mediático la intensa actividad que viene demostrando en los últimos días la intendenta Inés Brizuela y Doria. Luego de la derrota del 7M, la Jefa comunal lanzó campañas de asfaltado, obras públicas como la de la Vieja estación y aumentó su presencia en redes. 

Esa presencia pública implica una primera señal clara y es mostrar que hasta el 10 de diciembre gestionará la ciudad de manera plena. ¿La segunda señal es que está pensando en volver al Congreso nacional? No hay dudas que se trata de la dirigenta más posicionada de la oposición y la ley de cupo rige en esta elección, con lo cual no es ilógico imaginar que debería tener un lugar preponderante en el armado de las listas.

Felipe Álvarez, Inés Brizuela y Doria, Guillermo Galván, Julio Martínez, el sector de Néstor Bosetti y el Pro, alguien no tendrá el lugar que desea y esa herida política habrá que ver cómo cicatriza y cómo afecta la unidad de la oposición.

Este recorrido con las dos coaliciones principales de la política argentina al borde del abismo, genera la sensación de que existe un solo ganador de este mar revuelto: Javier Milei. En esa elección de tercios de la que habló la vicepresidenta Cristina Fernández, el único tercio sin internas y con fórmula definida es el de los “Libertarios”. ¿Tiene espacio dentro del electorado para aumentar su cantidad de votantes o ya tocó su techo?

Esa pregunta no es retórica sino clave para entender parte de las disputas que se pueden desarrollar en las próximas semanas.

En otras elecciones las dos coaliciones se repartían todas las bancas en disputa, pero ahora ante el crecimiento libertario existe una posibilidad de que el espacio que se referencia en el diputado provincial Martín Menem pueda quedarse con un escaño de diputado nacional. Entonces el segundo lugar en la lista de legisladores nacionales puede no ser tan apetecible como en otros comicios. En 13 días se deben presentar la nómina de diputados nacionales, senadores nacionales y la fórmula presidencial para participar de las PASO. Y a pesar de que deberían ser días normales de 24 horas cada uno, para la política los días previos al cierre de candidaturas tienen horas más largas y jornadas que parecen más extensas. Nada está cerrado, nada está definido, todavía falta mucho más que 13 días.  

Comentarios

comentarios