EL AÑO DEL LEÓN. Por Mattías Meragelman

EL AÑO DEL LEÓN. Por Mattías Meragelman
diciembre 17 11:15 2023 Imprimir noticia

El 2023 cierra marcado por el triunfo presidencial de la «Libertad Avanza». ¿Hasta qué punto tendrá el mandatario nacional legitimidad para ajustar la economía y generar pérdida de poder adquisitivo en la población? ¿Qué posición tomará el Gobierno provincial y sus legisladores? El Milei que supimos construir.


El año político cierra y no hay ninguna duda que el hito más importante fue el triunfo de Javier Milei en las elecciones presidenciales de noviembre pasado. Un candidato desconocido para el gran público hasta hace tres años, sin estructura partidaria en el territorio y que hizo campaña rompiendo todos los manuales de la política contemporánea argentina.

En ese sentido, hay muchos elementos para explicar la conjunción de hechos que lo llevaron a la presidencia y sin dudas que no alcanzará este texto para terminar de comprender cómo llegó al poder.

Se podría comenzar puntualizando en un proceso inflacionario que no pudieron resolver los gobiernos de los presidentes Mauricio Macri y Alberto Fernández, provocando una profunda pérdida de la calidad de vida de millones de argentinos y un malestar social que fue creciendo de la mano del aumento de los precios.

También se debería incluir el fenómeno de crisis de representación. Un eje que Milei supo resumir de manera brillante en el concepto de «casta» y que en el caso de provincias chicas como La Rioja no son ideas abstractas, sino que se visualiza en nombres y apellidos de personas que no pueden justificar económicamente los niveles de vida que tienen a pesar que desde hace años trabajan en cargos públicos.

La mezcla de personas que perdieron poder adquisitivo con otras que lo incrementaron sin explicar financieramente cómo lo hicieron, es un punto central para entender el Milei que supimos construir.

La inclusión del nosotros es porque los medios de comunicación también somos responsables. El clima de crítica permanente a la clase política, sin matices y sin reconocer los aspectos positivos de la presencia del Estado en la economía, también generaron un clima de época propicio para el crecimiento de la intención de voto de los libertarios.

Y sin dudas que se debe mencionar a una sociedad que luego de la pandemia giró hacia posiciones radicalizadas de derecha (como está pasando en gran parte del mundo occidental), pero que obviamente en Argentina le agregó condiciones propias del país. Ante ello los sectores progresistas no supimos cómo hablarles, quedamos encerrados en un discurso que era aplaudido solamente por los propios y que no lograba convencer a los indecisos.

En ese contexto, la gran pregunta de los próximos meses es hasta dónde (y especialmente hasta cuándo) se extenderá el proceso de legitimidad del presidente Milei.

Si se repasan las medidas tomadas en esta primera semana de Gobierno se observa: eliminación de las tarifas de subsidios a transporte y energía, devaluación de la moneda por encima del 120%, congelamiento del salario de los beneficiarios del programa «Potenciar Trabajo», actualización del valor de la AUH muy por debajo de la inflación prevista por el propio Gobierno, ninguna medida para aumentar los salarios ni las jubilaciones, re imposición del impuesto a las ganancias a los trabajadores que no lo estaban pagando, un aumento del precio de los combustibles cercano al 40% y un incremento diario de casi todos los productos de consumo habitual.

Está claro que esas medidas son todas de un altísimo impacto en el poder adquisitivo de millones de argentinos. Para decirlo brutalmente: todos somos mucho más pobres que hace siete días.

Sin embargo, no hay dudas que si hoy se concretara el ballotage nuevamente Javier Milei se impondría porque sus votantes parecieran seguir convencidos que el único camino es el ajuste que el presidente propuso en la campaña.

¿El crédito para la gestión de la «Libertad Avanza» por parte de la sociedad es ilimitado? La historia marca que no, que existe un punto en el cual la horadación de las condiciones de vida de las personas toca un límite y se vuelve en contra del Gobierno de turno (el peronismo y “Juntos por el Cambio” pueden dar Fe de eso).

Lo que nadie sabe es cuál es ese límite ni mucho menos si el Gobierno nacional podrá revertir la caída de la economía y el proceso de estanflación que estamos viviendo antes de cruzar esa línea en la cual la parte de la sociedad que lo votó no le tendrá más paciencia.

Mientras tanto, el peronismo riojano se posiciona por estos días en un fuerte enfrentamiento contra el Gobierno nacional.

Solamente por mencionar algunos puntos de lo ocurrido en estos primeros siete días se puede destacar: el Gobernador dijo en el discurso de su acto de asunción que el plan económico del presidente es «sádico», la vicegobernadora Teresita Madera mencionó ante la falta de recursos crear una moneda provincial y la senadora nacional Florencia López le dijo a la vicepresidenta en la primera sesión del Congreso: “Se está conformando la plataforma para aplicar el ajuste más terrible en la Argentina».

Con la obra pública financiada por la Nación eliminada, sin subsidios para el transporte ni la energía, con los fondos por fuera de la Coparticipación suspendidos y con un presupuesto nacional reconducido, la gran pregunta es: ¿Hasta dónde podrá el Gobierno riojano mantener esta postura frente a un Estado nacional que le aporta el 90% de los recursos que necesita para funcionar?

Se viene un 2024 impredecible.

Con un “Juntos por el Cambio” a nivel provincial que quedó totalmente desmembrado luego de las sucesivas derrotas en el año electoral. Con la “Libertad Avanza” envalentonada luego del posicionamiento de su referente Martín Menem en la sucesión presidencial como presidente de la Cámara de Diputados. Y con un Gobierno provincial que estará atado a elegir entre confrontar directamente con la gestión de Javier Milei o negociar votos de senadores y diputados para conseguir recursos.

El 2023 fue sin dudas el año del León. Lo que no sabemos es hasta dónde llegarán los ecos de su rugido.

Comentarios

comentarios