El Banco Central sufrió otra corrida cambiaria: dólar cerró a $43,50

El Banco Central sufrió otra corrida cambiaria: dólar cerró a $43,50
marzo 07 16:29 2019 Imprimir noticia

El dólar pegó un salto de 4,6% este jueves y cerró en el récord de $43,50 en las pizarras del Banco Nación. Con un Banco Central que no logra contener la escalada, preocupa el impacto en una economía real ahogada en la recesión.


El dólar entró decisivamente en una espiral ascendente que viene transitando desde inicios de febrero, pero que en las últimas cuatro ruedas retomó con tal vehemencia que ya superó el récord histórico de la última corrida cambiaria de septiembre.

El desempeño de la divisa durante esta jornada profundizó el sendero descripto, al marcar un alza de un peso con setenta y cinco centavos en el segmento mayorista para cerrar a $42,50.

Por su parte, en la banca privada perforó cómodamente el récord de $41,89 del 28 de septiembre pasado. El promedio de la pizarra minorista terminó ubicándose a $43,41 y en algunas entidades llegó a tocar los $43,70.

Al igual que en la rueda anterior, el salto se vio potenciado por el mal momento de los mercados emergentes, donde se depreciaron todas las monedas. El real lo hace en un 1,26%, el rublo ruso un 0,31%, el peso chileno un 1,13%, el colombiano un 1,24%, el mexicano un 1,05% y la lira turca un 0,63%.

En tanto, el peso argentino volvió a liderar este ranking con una suba del 3,76%. Es que, como suelen comentar en el mercado, “cuando el mundo estornuda, Argentina se engripa”.

En miras de frenar esta nueva disparada cambiaria, el Banco Central salió a intervenir en el mercado de futuros y aplicó una fuerte suba de tasa de 131 puntos básicos.

Así, logró secar la plaza al adjudicar $223.174 millones en Leliq y absorber $62.000 millones por encima de los vencimientos para cumplir con las metas monetarias.

Sucede que luego del salto inflacionario de enero -sumado al que se descuenta para febrero- Sandleris endureció la política monetaria y se autoimpuso una meta mucho más exigente para este mes.

Sin embargo, el mercado interpretó que la suba de tasa quedó corta para semejante salto cambiario y pasó factura generando un incremento adicional de casi un peso en los últimos 10 minutos de la jornada. Es que, a modo de comparación, en la última escalada de septiembre fue necesario subir la tasa del 45% al 74% en pocas semanas para frenar la corrida.

“Cuando tenes un tipo de cambio semi-flex, los shocks externos los sufrís de lleno y amplificados por tu mayor sensibilidad frente a la salida de capitales. Al Banco Central todavía le quedan municiones para intervenir en futuros, pero el problema es que da una mala señal con Latinoamérica sufriendo el sell-off global”, indicó el economista de Eco Go, Juan Ignacio Paolicchi.

Desde el gobierno le restaron importancia al movimiento de billete y afirmaron que “no se encuentran causas de preocupación”. “Tenemos una política cambiaria definida, con los margenes de intervención del Banco Central. Desde ese punto de vista no estamos viendo inconvenientes”, aseguró el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica.

En tanto, en la máxima autoridad monetaria hicieron énfasis en el golpe a los mercados emergentes. “En base a eso absorbimos 8% de la base monetaria en 2 días, o el equivalente a más de 2.000 millones de dólares, y que las tasas que son endógenas, subieron en respuesta a la mayor absorción. Hay que darle cierto tiempo a la restricción de liquidez a que vaya estabilizando el mercado de pesos y dólares”, subrayaron.

Comentarios

comentarios