El Concejo Deliberante y otro papelón institucional

El Concejo Deliberante y otro papelón institucional
febrero 19 14:04 2020 Imprimir noticia

Denuncia de violencia de género, sesión extraordinaria caída, concejal que renuncia y luego se retracta, pedido de juicio político y acusaciones de presión por parte del Ejecutivo. En el medio, un Concejo Deliberante con ordenanzas irrelevantes.


El Concejo Deliberante le cuesta millones y millones de pesos a los capitalinos que esperan que alguna vez deje de ser una caja de resonancia de la rosca política y se pongan a trabajar en sancionar ordenanzas que colaboren a la mejora de la calidad de vida en la ciudad.

Pese a que se pensaba que una renovación de sus autoridades y concejales iba a traer aires nuevos, nada de esto pasó hasta el momento. Las noticias relevantes que salen de allí son consecuencia de escándalos.

El último fue una grave denuncia por violencia de género en contra del flamante concejal Gerardo Herrera, quien a su vez sostiene que cuando fue detenido lo presionaron desde el Palacio Ramírez de Velasco con enviados para que firme su dimisión en la propia comisaría cuando él no estaba en condiciones de razonar ni tener derecho a defensa según señala el propio Herrera.

Pero la situación de Herrera, que ingresó al concejo por Juntos por el Cambio, tuvo un giro este martes cuando la presunta víctima levantó la denuncia y minimizó la supuesta agresión atándolo a una discusión de “pareja”.

Esto hizo que Herrera rectificara su renuncia para continuar en su banca y haga una presentación en esa línea cuando los ediles tenían estipulado este miércoles sesionar en extraordinarias para tratar su dimisión, cuestión que finalmente no ocurrió.

Esto generó cruces entre el oficialismo y la oposición. Incluso desde el entorno del edil en conflicto señalan que la grave cuestión de la violencia de género fue utilizada para desplazarlo y que en su lugar ingrese una mujer con línea directa al Palacio Municipal.

En medio de todo esto, los vecinos capitalinos, que miran azorados este verdadero papelón institucional con un oficialismo y oposición que no se pueden poner de acuerdo siquiera en una cuestión tan delicada como la violencia de género, que si bien fue repudiada por todos, las acciones no se condicen con el discurso.

Por ahora Herrera sigue, no fue expulsado ni sancionado por el Concejo Deliberante pero desde su espacio aducen que impulsarán un juicio político en su contra para expulsarlo. El oficialismo dice tener el número.

Comentarios

comentarios