EL GOLPE DE ESTADO EN SUDÁN YA DEJÓ CASI 100 CIVILES MUERTOS

EL GOLPE DE ESTADO EN SUDÁN YA DEJÓ CASI 100 CIVILES MUERTOS
abril 17 11:53 2023 Imprimir noticia

En el país africano hace tres días hay choques entre el Ejército y grupos paramilitares. Atrincherada sin agua ni luz, la gente sobrevive entre el fuego cruzado.


El olor a pólvora y el ruido de los intercambios de disparos son una constante en Jartún. En el tercer día de enfrentamientos entre el Ejército de Sudán y los paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR), la población civil en la capital del país se ha convertido en rehén de la situación, tratando de sobrevivir sin luz ni agua en medio de tiros cruzados a cualquier hora del día.

Según el más reciente informe de un sindicato de médicos, al menos 100 civiles han muerto desde el sábado.

A pesar de que el domingo se decretó un corredor humanitario de tres horas para poder evacuar civiles, los enfrentamientos siguieron sin pausa. En medio del caos, algunos residentes se aventuraron a salir a la calle para abastecerse de provisiones en las pocas tiendas que siguen abiertas.

En el interior de los comercios, los empujones entre personas, algunas de las cuales llevaban dos días sin comer, eran constantes.

«Esto va más allá de lo que podría haber imaginado. Estoy en estado de shock. Si las dos partes no negocian, el país se fragmentará. Por desgracia, esto era de esperar», explicó un hombre llamado Kamal a Radio France International (RFI).

A pesar del riesgo de una bala perdida, los hombres extienden una alfombra en el suelo para compartir el iftar, la ruptura del ayuno en el mes sagrado del Ramadán.

«Esta es una guerra entre dos ejércitos, pero son los ciudadanos los que derraman su sangre. No sabemos quién ganará, ambas fuerzas son poderosas, pero los civiles están atrapados en el fuego cruzado. Son días difíciles, no sabemos qué nos deparará el mañana”, dice.

“Llevamos temiendo estos combates desde el golpe de Estado del 25 de octubre. No puede haber dos ejércitos en un país. Aunque los revolucionarios tengamos problemas con el ejército, eso no significa que la FAR de Hemedti (el nombre con el que se conoce a Mohamed Hamdan Daglo) tenga derecho a tomar el control del país. Y más tarde, cuando todo esto termine, tendremos que resolver el problema con el ejército. Pero la FAR tiene que desaparecer, tiene que terminar”, explica Asma al-Amin, directora de un comité de resistencia en Jartum, una organización de la sociedad civil.

“No podemos aceptar que haya dos ejércitos en un país. Los únicos que sufren esta situación son los pobres ciudadanos. En nuestro país, el 50-60% de la población se gana la vida día a día. Y ahora, con los combates… Esperamos que termine. Habrá víctimas, pero esperamos que sean las menos posibles”, agrega.

Situación confusa

Tras una relativa tregua en la noche del domingo, entre la 1 y las 4 de la madrugada, los enfrentamientos se reanudaron con intensidad al amanecer del lunes, y seguían concentrados en torno al Palacio Republicano y al cuartel general de las fuerzas armadas. También se están produciendo combates de artillería en zonas residenciales, con proyectiles que a veces caen aleatoriamente sobre los tejados.

Las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) del general al-Burhane habrían recuperado el mando el domingo con la reconquista confirmada de la base aérea de Meroe, en el norte del país.

El mando de las SAF afirmó estar persiguiendo a los paramilitares por las calles de Jartum. Los tanques acordonaron anoche varios barrios. El ejército sigue manteniendo la superioridad en el aire y esta mañana ha llevado a cabo nuevos ataques aéreos en Jartum.

Las Fuerzas de Apoyo Rápido afirman haber derribado varios aviones y helicópteros. Las milicias habrían tenido más éxito en Darfur, donde han tomado el aeropuerto de Nyala.

Los tiroteos y bombardeos continuaron el domingo en las calles de Jartum. Aunque ambas partes acordaron abrir los corredores humanitarios durante tres horas por la tarde, los combates no disminuyeron, para desgracia de los médicos, que contaron más de 600 heridos el domingo.

“Pronto nos quedaremos sin suministros médicos. De momento todo va bien, pero el personal está agotado. Algunos llevan movilizados desde el viernes, sin parar durante tres días. Fuera es peligroso. Todas las ciudades están paralizadas”, indicó a RFI un médico que trabaja en un hospital de Jartum.

“Todavía se oyen disparos alrededor del hospital, no se puede ir de un barrio a otro. Las ambulancias no pueden circular, no pueden traernos más bolsas de sangre ni material médico. Algunos heridos no pueden llegar al hospital. A los médicos les gustaría venir a ayudar, pero tampoco pueden. Estar fuera es muy peligroso», explica.

Y sigue: «Pero necesitamos poder traer más personal, necesitamos conseguir más suministros médicos. Tenemos que encontrar una solución en las próximas horas. Las dos fuerzas militares tienen que parar esta situación, no pueden dejarnos en esta situación de emergencia. Esto tiene que parar. Esto debe considerarse una situación humanitaria muy grave».

El Programa Mundial de Alimentos ha suspendido su ayuda humanitaria tras la muerte de tres de sus empleados. Y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido que los responsables «comparezcan ante la justicia lo antes posible».

La Liga Árabe y la Unión Africana celebraron sendas reuniones de emergencia el domingo. Moussa Faki Mahamat, presidente de la comisión de la UA, viajará a Sudán lo antes posible para «comprometer a las partes hacia un alto el fuego».

Comentarios

comentarios