Felipe Alvarez y la nueva oposición riojana

Felipe Alvarez y la nueva oposición riojana
noviembre 13 15:46 2019 Imprimir noticia

El diputado nacional electo fue uno de los referentes del frente Juntos por La Rioja. Si bien perdió en el orden provincial, venció al oficialismo en su bastión Capital en el estamento que disputó por 12 mil votos. Ya piensa en una construcción hacia 2023.


Felipe Alvarez asumirá este 4 de diciembre como diputado nacional en la Cámara Baja del Congreso de la Nación y se transformará automáticamente en uno de los principales referentes de la nueva oposición al oficialismo riojano. Es el único referente del armado opositor que hoy puede exhibir credenciales peronistas.

Es que con la dura derrota de Alberto Paredes Urquiza en su intento reeleccionista en la intendencia capitalina, Álvarez asume mayor volumen político en lo que se presume será un gran realineamiento, no sólo en el oficialismo, sino también en la oposición.

Es esperable que la opositora natural al sector que lidera Ricardo Quintela sea la nueva intendenta Inés Brizuela y Doria. Más por su rol como intendenta y la conocida fricción y dependencia a la que nos tienen acostumbrados gobernadores e intendentes de la capital hace décadas.

De estos dos últimos, cada uno hará su juego, intentando sostener y/o aumentar su base de sustentación para llegar al 2023 con chances de ir por más.

Pero está claro que el realineamiento que se está dando, y seguramente se profundizará a partir del 10 de diciembre en el oficialismo con un Quintela concentrando poder, también se dará en la oposición.

Aquí asume más protagonismo Álvarez, que siempre ha mostrado como la pata peronista del sector opositor. El desafío que asume este último, y que ya ha hecho conocer a propios y ajenos, es profundizar la construcción y el crecimiento de una alternativa política de centro que tenga la impronta de una oposición nueva, con una agenda que el mismo considera “moderna e innovadora”.

Una alternativa moderada que no se cierre en las identidades de peronismo disidente y radicalismo. Se imagina armando una alternativa al peronismo y al radicalismo tradicional. Un frente heterogéneo que tomará distancia del gobierno provincial, pero que también se distanciará de los enfrentamientos nacionales.

Alvarez tiene buena sintonía con gran parte del arco político nacional, tanto con funcionarios entrantes y salientes del gobierno nacional, por lo que se espera que cultive acuerdos y relaciones para encaminar su objetivo.

Además, en su entorno advierten que en el Congreso Nacional no será parte de una oposición cerrada dentro del bloque PRO. Por el contrario, se moverá cerca de un grupo de diputados, en su mayoría de extracción peronista y del interior del país dentro del universo Cambiemos, que apelarán a una agenda arraigada en lo federal y a tener una buena relación con la Casa Rosada.

Comentarios

comentarios