Ley de Compre Riojano: una deuda pendiente de la política

Ley de Compre Riojano: una deuda pendiente de la política
febrero 02 12:28 2020 Imprimir noticia

Su actualización duerme en los despachos de la Legislatura. La misma impulsa que el Estado le de prioridad a firmas locales en la adquisición de bienes y servicios a precios competitivos. Se fortalece a un sector que es generador de empleo genuino.


Que La Rioja no pasa su mejor situación económica nadie lo desconoce. La recesión y la inflación en los últimos cuatro años en el país golpeó y fuerte en la provincia tanto al Estado como al sector privado. En este último se perdieron miles de puestos de trabajo.

De a poco comienza a buscar recuperarse. Al menos hay pequeñas muestras de que el proceso va en esa línea, pero las políticas públicas son claves al respecto y una de ellas duerme en los despachos de la Legislatura.

Es el proyecto de actualización de la añeja Ley de Compre Riojano. Se trata una herramienta que tiene como finalidad crear mecanismos para la adquisición de bienes y la contratación de obras y servicios que otorguen prioridad al sector empresarial riojano y a su vez pretende beneficiar en lo siguiente:

• Fortalecer el Mercado Interno Riojano, mediante el compre y contrate Riojano

• Incentivara el crecimiento de los distintos sectores a través del poder de compra del Estado

• Lograr impulsar el máximo de posibilidades y actividades que ofrezcan una mayor estabilidad en el desarrollo local

Obviamente que el Estado deberá realizar un fuerte control para evitar ‘avivadas’ de determinados sectores de la economía privada riojana, romper con la carterización de precios e incluso ejecutar duras sanciones si no se cumple con las regulaciones, por ejemplo en la efectiva entrega de productos y la ejecución de obras y servicios.

Una ley de estas características permitiría hacer un empresariado más fuerte con posibilidades de generar más puestos de trabajo y fortalecer a un sector privado que debe crecer para evitar que todo se sostenga en las espaldas de un estado riojano que tiene más de 70 mil empleados bajo distintas modalidades.

En las últimas décadas miles de millones de pesos se fueron de La Rioja en la compra a proveedores de otras provincias, muchas veces la situación lo ameritaba pero en infinidad de otras de forma injustificada, perjudicando a la provincia en su propia recaudación de impuestos e impidiendo que a igual precio y calidad se desarrolle el sector privado local.

Para esto debe legislarse y por ello es clave que la Cámara de Diputados local ponga manos a la obra en una cuestión sensible para la economía riojana.

Comentarios

comentarios