Los riojanos celebraron con fe y devoción un nuevo Tinkunaco

Los riojanos celebraron con fe y devoción un nuevo Tinkunaco
diciembre 31 18:34 2018 Imprimir noticia

Como todos los años y bajo un sol radiante, miles de personas unieron su fe católica para celebrar el Tinkunaco (que en quéchua significa “encuentro”) entre el Niño Jesús Alcalde, acompañado también por San Francisco Solano y San Nicolás de Bari. 


 

En horas del mediodía de este lunes, el Tinkunaco, “encuentro de Dios con el pueblo” en lengua quechua, nuevamente conllevó la emoción de miles de riojanos que se hicieron presentes para buscar protección y agradecer a la vez por las bendiciones recibidas.

Antes de celebrar el encuentro que fue presidido por el obispo diocesano monseñor Marcelo Colombo, los alféreces se trasladaron a Casa de Gobierno para invitar y acompañar al gobernador Sergio Casas para compartir este nuevo Tinkunaco.

Bajo un radiante sol riojano que acobijo en su calor estival a los miles de feligreses que dieron ejemplo de fe, se repitió el ritual religioso. A las 12 en punto el pueblo revivió frente a Casa de Gobierno el Tinkunaco.

La imagen del Niño Alcalde, que partió desde la iglesia franciscana acompañado por los Aillis y la imagen de San Francisco, se encontró con la imagen de San Nicolás de Bari, que junto a los alféreces, partió de la Iglesia Catedral.

En ese momento, la imagen de San Nicolás de Bari, con todo el pueblo reunido, se arrodilló tres veces ante el Niño Alcalde, reconociendo en él al Señor.

De inmediato, reconociendo la autoridad superior en el Niño Alcalde, el intendente capitalino Alberto Paredes Urquiza depositó en él la Llave de la Ciudad que mantendrá hasta el 3 de enero, cuando se despidan las imágenes concluyendo las fiestas. Asimismo el gobernador Sergio Casas depositó el Bastón de Mando en la imagen de San Nicolás de Bari.

Finalmente, se vivió el momento de mayor emoción cristiana, cuando todos los feligreses se transmitieron el saludo de la paz, momento que desapareció toda diferencia social y política, y el pueblo se unió en la fe.

Por último, el pueblo unido en una sola voz de rezo acompañó el retorno de la imagen de San Nicolás de Bari a la Catedral junto al Niño Alcalde, para juntos recibir en tres días las manifestaciones de fe y cariño de la feligresía riojana. Mientras, la imagen de San Francisco regresó a su templo.

 

 

Comentarios

comentarios