COVID. ESTUDIO ARGENTINO CONCLUYÓ QUE EL PLASMA NO ES EFICAZ

COVID. ESTUDIO ARGENTINO CONCLUYÓ QUE EL PLASMA NO ES EFICAZ
octubre 02 10:12 2020 Imprimir noticia

Principalmente en casos graves. Así surge de un estudio realizado en 12 hospitales de todo el país. Los resultados no fueron los que se esperaban. El plasma es de los tratamientos como el ibuprofeno inhalado que se utilizan en La Rioja.


No funciona. Pese a que se usaba ampliamente, y se lo anunció como que salvaba vidas, el plasma de convalecientes del Covid-19 aún no contaba con evidencia suficiente para saber con qué grado de efectividad puede convertirse en un tratamiento comprobado. Y el primer trabajo realizado en profundidad sobre el potencial tratamiento no caminó por la senda esperada.

“Los resultados del estudio PlasmAr muestran que entre los pacientes hospitalizados con neumonía por Covid-19 con criterios de gravedad el uso de plasma de convalecientes no produjo un beneficio clínico significativo a los 7, 14 o 30 días de seguimiento en comparación con el uso de placebo”, dice la información de prensa filtrada en redes sociales, pese a que había una convocatoria a periodistas para mañana, donde los médicos darán más detalles.

El trabajo fue hecho por un grupo de investigadores argentinos del Hospital Italiano de Buenos Aires y otros once hospitales del país, es la primera investigación hecha en todo el mundo con los debidos requerimientos de la mejor prueba médica científica. El trabajo se hizo en 334 pacientes, de los cuales a 222 se les dio plasma y a los demás, una solución salina; el promedio de edad fue de 62 años con un 68% de hombres.

El resto de los detalles técnicos serán publicados en las próximas semanas, primero mediante la opción conocida como preprint y luego posiblemente en una de las revistas de medicina más importante del mundo.

El plasma de convaleciente, es decir, de personas que tuvieron la enfermedad y se recuperaron, fue uno de los primeros tratamientos para el Covid usados, porque funciona para otras enfermedades infecciosas con éxito (por ejemplo, la fiebre hemorrágica argentina). Y se basa en la idea de que los anticuerpos de una persona pueden responder en otra hasta que se genera la respuesta inmunológica propia.

Pero, por raro que parezca y a más de nueve meses de aparecer el nuevo coronavirus, aún no existía un trabajo así de completo como el llevado a cabo por el equipo argentino, pese a que diversos estados de todo el mundo han gastado millones de dólares en la promoción y el uso del plasma como si se tratara de un tratamiento convencional y aprobado. Hasta ahora sólo había de los llamados “estudios observacionales”, en los que no es posible medir qué hubiera pasado con el paciente sin ese tratamiento. Ese sesgo es lo que busca eliminar los ensayos con placebo (una solución salina, en lugar del plasma) y “doble ciego” (ni el paciente ni el médico sabe qué da y recibe).

Comparaciones

Hasta ahora, de los 408 estudios en todo el mundo registrados con plasma para Covid-19, no había ninguno de estas características. Los trabajos observacionales habían encontrado buenos resultados, pero no comparados en placebo.

Desde la Clínica Mayo de los Estados Unidos, una de las principales en el uso del plasma, se dio a conocer un estudio titulado “Efecto del plasma de convalecientes en pacientes hospitalizados por Covid-19: experiencia inicial de tres meses”, donde se había hallado una relación entre la transfusión de plasma y una menor mortalidad en 35.322 pacientes. Pero a la vez habían reconocido que, en medio de la emergencia, no se había hecho el procedimiento mediante un protocolo estandarizado.

Esa cuestión, la emergencia pandémica, fue justamente uno de los hechos que conspiraron contra la idea de generar ensayos con placebo: si el plasma es tan bueno, se pensaba, darle solución salina a un paciente que podía morir, podría ser intolerable para los comités de ética.

Otros estudios

De todos modos, tras el estudio del Hospital Italiano se espera que otros estudios en el mismo sentido corroboren o no la futilidad del uso del plasma. De hecho, los propios Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos han anunciado que pronto comenzarán a reclutar pacientes para dar una respuesta científica al asunto. Y, en la Argentina, aún se esperan los resultados de un estudio similar realizado por investigadores de la Fundación Infant y el Hospital Militar Central.

Comentarios

comentarios