RICARDO II. POR MATTÍAS MERAGELMAN

RICARDO II. POR MATTÍAS MERAGELMAN
diciembre 03 08:37 2023 Imprimir noticia

La nueva gestión del Gobernador comenzará en siete días y todo será diferente. La gran pregunta que se hacen dentro del gabinete provincial es sobre la magnitud del ajuste que implementará la Nación. Nuevamente el rol de los legisladores se vuelve clave y Menem en la presidencia de la Cámara. 


Es habitual decir en este espacio dominical que en la política las imágenes tienen muchas veces más valor que las palabras. En ese sentido, en siete días tendremos un ejemplo claro.

Ricardo Quintela comenzará su nueva gestión con un acto en el Teatro provincial, un evento que los organizadores advierten que será “formal y sobrio”. Solamente con pensar en cómo fue el acto de asunción en el Súper Domo hace cuatro años, expone que se inicia una nueva etapa. 

A su regreso de los Estados Unidos, el presidente electoJavier Milei dejó varias definiciones: Luis Caputo como su ministro de Economía, en los primeros 18 meses de su Gobierno la inflación seguirá alta y la actividad económica bajará (estanflación). Y la frase que más preocupó puertas adentro del Gobierno provincial es que cada provincia deberá conseguir los recursos para pagar sus salarios.“Plata no hay”, afirmó y twitteó.

Es por ello que la gran duda que definirá de manera taxativa lo que pasará en la primera parte de la segunda gestión de Quintela en la administración provincial es conocer la magnitud del ajuste que realizará el presidente electo Javier Milei.

Aunque todavía no se conoce el detalle del paquete de leyes que enviará al Congreso después del 10 de diciembre, ya existen algunos indicios.

La consultora IARAF -para nada cercana en sus posiciones económicas al actual Gobierno nacional- publicó en la semana un estudio que indica los recortes necesarios para alcanzar el déficit cero que menciona eldirigente libertario en sus distintas entrevistas mediáticas.

Es informe hizo una aproximación de qué gastos podría “podar” para alcanzar ese recorte fiscal de shock y señaló cuatro sectores: subsidios, inversión real directa (obra pública), transferencias a provincias y subsidios energéticos. 

Los despidos en la obra pública ya se están viendo en diferentes partes de la Provincia y en el tema de las tarifas la cosa no es más sencilla. Sin ningún tipo de subsidios una boleta de 10 mil pesos se iría a 57 mil pesos, según las estimaciones que realizan en la propia distribuidora eléctrica.

En este nuevo esquema político y con un Congreso en su versión más pluralista (en el más amplio de los sentidos de esa palabra) desde el retorno de la democracia, los dos senadores y cuatro diputados nacionales peronistas riojanos que compondrán las Cámaras desde los próximos días, adquirirán un valor muy importante para la «Casa de las Tejas» provincial. 

Los legisladores nacionales riojanos coordinarán con Quintela cada uno de sus votos y el Gobierno riojano jugará esa carta cada vez que necesite gestionar algo.

Ese escenario tendrá su primera manifestación con el envío del paquete de leyes que realizará la Casa Rosada después del 10 de diciembre.

En ese sentido, tampoco se puede perder de vista la construcción política de ser oposición en los próximos cuatro años. “No se puede apoyar cualquier cosa, no es lo mismo ajustar un gasto que privatizar YPF. No hay que olvidarse que existe un 44% de la población que no votó a Milei y que también debe ser representada”, explican en el Justicialismo.

Es por ello que ya se habla de una estrategia coordinada de los mandatarios provinciales justicialistas y el encuentro de la semana que pasó en CABA, en donde también estuvo presente el próximo ministro del Interior de la Nación, Guillermo Francos, marcó un poco el tono de lo que se viene. 

“Es un tipo con el que se puede hablar”, fue el comentario de la mayoría de los Gobernadores luego de la reunión con el futuro funcionario.

En ese contexto el cierre de la semana en el caso de La Rioja sumó un nuevo elemento en el vínculo que tendrá con la “Casa Rosada”: Martín Menem se transformó en el hombre elegido por el presidente electo para ocupar la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación. 

La designación evidencia que Menem será un dirigente de mucho peso en el Gobierno nacional que se viene, de hecho queda en el cuarto lugar de la sucesión presidencial. 

Sin embargo, claramente no es una buena noticia para la “Casa de las Tejas” provincial. El actual diputado provincial es muy crítico de la gestión peronista riojana y sostiene que no existe un problema de falta de recursos, sino de mala administración de los que llegan desde Nación. ¿Menem podrá ser una puerta para que el Gobierno provincial gestione en CABA o hará pesar su mirada crítica sobre la gestión de Quintela?

¿Y qué pasará con el nuevo gabinete provincial? 

Nadie se anima a ponerles nombres a los cargos y hasta los propios protagonistas juran ante la consulta periodística no saber a dónde estarán sentados dentro de un par de semanas. Sin embargo, hay dos versiones instaladas y contradictorias.

“Me parece que es más una ansiedad de ustedes los periodistas que del Gobernador, serán cambios progresivos, no habrá nada abrupto”, aseguró una de las personas que dialoga habitualmente con el mandatario nacional ante la consulta para este comentario político.

Sin embargo, otro dirigente de peso dentro del Gobierno afirmó que “Quintela quiere tener todo resuelto” en los próximos días.

En ese sentido, hay tres lugares en los cuales se deben tomar decisiones urgentes: Fiscalía de Estado (finaliza el mandato de la Dra. Analía Porras y se puede determinar su continuidad o no), en el Ministerio de Producción se va Fernando Rejal (que deberá asumir como senador nacional) y Armando Molina dejará la secretaría general para hacerse cargo de la Intendencia.

Por ahora lo único seguro es que Quintela les pidió la renuncia a todos y evalúa el momento para anunciar los cambios que imagina.

La frase obvia que serviría para cerrar este texto sería:“Segundas partes nunca fueron buenas”. Sin embargo, la gestión nacional todavía no comenzó, nadie tiene certezas de qué pasará en materia económica y tampoco conocemos la estrategia que llevará adelante el Gobierno provincial. 

Lo que sí está claro es que la segunda versión de Ricardo Quintela como gobernador será muy diferente a la primera. 

Comentarios

comentarios